lunes, 2 de abril de 2012

El salvaje

Walt Whitman

¿Quién es este salvaje, amistoso y parlanchín?
¿Espera la civilización o la ha dejado atrás y la ha dominado?

¿Es un hombre del sudoeste y ha sido criado a la intemperie? ¿Es un canadiense?

¿Viene de las tierras de Mississippi, de Oregon, de Iowa, de California? ¿De la montaña, de las praderas, de los bosques, o un marino del mar?

Dondequiera que vaya, los hombres y las mujeres lo desean y lo aceptan,
Quieren que los quiera, que los toque, que les hable, que se quede con ellos.

Obra sin ley, como los copos de nieve, sus palabras son simples como la hierba, el pelo despeinado, risas e ingenuidad,
Lento el andar, comunes las facciones, emanando sencillez y modestia,
Brotan de un modo nuevo desde las puntas de los dedos,
Flotan en el aire con el olor de su cuerpo o de su aliento, salen de la mirada de sus ojos.

………………
Fragmento del poema 39 de Canto de mí mismo (Hojas de Hierba), 1955. El título, para variar, es una intervención bien intencionada.

No hay comentarios: