miércoles, 4 de octubre de 2017

Se acabó la gasolina

Edgard Romero Nava

Leí este mismo titular en el diario El País y pensé que tenía relación con la producción de gasolina en Venezuela, pero no, es un análisis más profundo, referido a los combustibles fósiles, carbón, el petróleo y el gas, que han dominado la producción de energía por los últimos 200 años y que progresivamente disminuyen su predominancia debido al avance tecnológico y por ser una fuente del calentamiento global.

50 años...

Hoy el horizonte de la importancia del petróleo es de 50 años o menos. Su uso, como alternativa al carbón, se disparó a partir de la Primera Guerra Mundial y, desde entonces, el carbón, disminuye su participación, al punto que el Reino Unido cerrará su última planta de carbón en 2025. Igual sucede con el uso del petróleo, que se ha estancado frente a un progresivo uso de nuevas energías renovables, como la solar y eólica, junto a una gran cuota de energía producida por centrales hidroeléctricas y biomasa, las cuales representan hoy el 18% de toda la energía consumida en el planeta, y se han decido medidas, para disminuir al máximo la utilización de gasolina mediante el uso de vehículos eléctricos, los cuales ya están en el mercado mundial a precios accesibles y con el notable avance de la fotovoltaica y las baterías, que las cambiarán en las estaciones de servicios, sustituyéndolas por otra recargadas. 

Otras decisiones 

Hay otras decisiones como la de Noruega, que siendo país productor de combustibles y de gas ha prohibido, a partir del 2025, vender  vehículos de gasolina o Diesel, es decir, dentro de 8 años; y de China, que construye una megaurbe que solo funcionará con energías renovables, lo que proyecta una caída del precio del petróleo a 15 dólares el barril para el 2040.

Ante este panorama, ¿qué plan tenemos para sustituir nuestros futuros ingresos?

Publicado por el El Universal el 4/10/2017.

jueves, 17 de agosto de 2017

Viñeta: Cambur salvaje



Es increíble la belleza que encierran los matorrales en Caracas. Cualquier pedazo de tierra es buena para que crezca una tupida selva llena de flores y frutos tropicales.