martes, 29 de marzo de 2011

Los pozos

Caio Fernando Abreu

Primero te caes en un pozo. ¿Pero no es malo caerse en un pozo así, de repente? Al principio sí. Pero rápidamente empiezas a disfrutar de las piedras del pozo. Del lodo del pozo. De la humedad del pozo. Del agua del pozo. De la tierra del pozo. Del olor del pozo. Del pozo del pozo. ¿Pero no es malo eso de ir entrando en pozos sin fin? ¿Uno no se muere? Uno se muere un poco en cada pozo. ¿Y no duele? Morir no duele. Morir es entrar en otra cosa. Y después: en el fondo del pozo del pozo del pozo del pozo, descubres qué.

…………………………………
Primer relato de O ovo apunhalado, 1975. Traducción libre.

No hay comentarios: