viernes, 3 de diciembre de 2010

Elogio de diciembre

José Ramón Medina

Oh mes liviano y transparente,
tiempo de luz y soledad.
Por tu aromado nombre mi palabra
viste de gracia tu cantar.

La novia sueña en almenas
el viaje de amor, la brevedad
del tiempo, del aroma,
el alto cielo delgado del rosal.

Y la madre levanta su añoranza
a los pies de tu nombre matinal,
y en tu tiempo sin mancha ella se mira
como en limpio cristal.

Tu estás aquí, raudo diciembre,
antiguo corazón de claridad.
Labrándome el perfume de los sueños
con tu fresco trigal.

Yo soy un niño que suspira
por lo que ha de llegar,
por lo que vino y fue mi vida,
dulzura y levedad.

......................
De Rumor sobre diciembre, 1947. A pesar de las fiestas, el último mes del año es para muchos una buena ocasión para la introspección y el diálogo interior. Para mí es tan querido como mis recuerdos.

No hay comentarios: