martes, 5 de octubre de 2010

Estrella cadente en el cielo de la ciudad

Marina Colasanti

Final de tarde cansado y rojo. En aquel edificio opaco como una muralla, hombres y mujeres que vuelven del trabajo retoman su vivir doméstico.
Se mueven en los cuartos, baños, salas y cocinas, geométricamente superpuestos, abejas de una extraña colmena donde en cada celda se ignora al vecino. Nadie se asoma a la ventana. Los televisores están encendidos.
Aun así, muchos escuchan cuando un acróbata de malla plateada cae con un grito en medio del patio.
Reunidos en espanto alrededor de la rara estrella ensangrentada que ilumina el cemento, algunos levantan la cabeza.
Sólo entonces distinguen en lo alto la cuerda tensada, camino improbable entre dos edificios, tajo de cuchillo cortando el cielo que se oscurece.

................................
Del Contos de amor rasgados, 1986. Traducción libre.

No hay comentarios: